Clínica Aparicio > Motivos de consulta > Intolerancias alimentarias y celiaquía

Intolerancia al gluten

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La celiaquía o enfermedad celíaca, es la intolerancia al gluten que contienen los cereales. Se trata de una enfermedad crónica y de origen inmunológico. Cuando una persona con celiaquía ingiere alimentos con gluten, este provoca daños en el revestimiento interior del intestino delgado y en consecuencia, se reduce su capacidad de absorber nutrientes.

El gluten es una proteína que está presente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, y en alimentos y bebidas elaborados con estos granos. También puede encontrarse en algunos medicamentos y suplementos alimenticios.

A menudo las personas que padecen esta enfermedad no muestran síntomas, por lo que puede pasar inadvertida. Se estima que al menos tres cuartas partes de los celíacos no saben que lo son. Las personas con síndrome de Down, diabetes mellitus, trastornos de tiroides, inmunodeficiencias o familiares celíacos tienen mayor riesgo de sufrir esta enfermedad. Suele ser más frecuente en mujeres.

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad celíaca

Los síntomas de la enfermedad celíaca son muy variados de una persona a otra, lo que puede dificultar su diagnóstico.

Los síntomas gastrointestinales más comunes son: dolores abdominales, diarrea, anemia, pérdida de peso, indigestión, gases, náuseas y vómitos, úlceras bucales, heces fétidas y grasosas, pérdida de peso, intolerancia a la lactosa.

Otros síntomas que se pueden  dar son: dolores de huesos y articulaciones, calambres musculares, menstruaciones irregulares, dermatitis herpetiforme, pérdida del cabello,  sangrado nasal, entumecimiento de las extremidades, fatiga, depresión, cambios de carácter.

En el caso de los niños, la enfermedad celíaca suele aparecer poco después de iniciarse la alimentación con cereales, provocando diarreas persistentes, retraso en el crecimiento e irritabilidad.

Los análisis de sangre pueden ayudar al diagnóstico de la enfermedad, a partir de la detección de anticuerpos contra la transglutaminasa, niveles de hierro, vitaminas y otros indicadores. Si los resultados son positivos, será necesario realizar una biopsia intestinal mediante una endoscopia, que permita comprobar si el tejido del intestino delgado se encuentra dañado.

Tratamiento de la enfermedad celíaca

No existe ningún tratamiento para curar la intolerancia al gluten, aunque tal y como estudió el Dr. Aparicio Merchán en su tesis, las células madre arrojan datos esperanzadores. 

Si se dejan de consumir alimentos con gluten, los síntomas de la enfermedad celíaca desaparecen y el intestino delgado se recupera, siempre y cuando no haya sufrido ningún daño irreversible antes de diagnosticar la enfermedad.

La eliminación del gluten de la dieta puede ser complicada al principio, ya que hay muchos productos de consumo habitual que lo contienen, por lo que es conveniente leer siempre el etiquetado de los alimentos manufacturados. Siguiendo una dieta equilibrada y libre de gluten, los celíacos pueden llevar una vida normal.

 

Intolerancias alimentarias y alergias alimentarias

Las intolerancias alimentarias se producen cuando debido a algún problema fisiológico, los nutrientes de un alimento no son asimilados por el organismo. Suelen estar causadas por la falta de los enzimas necesarios para realizar su digestión de forma correcta.

Las intolerancias alimentarias no deben confundirse con las alergias alimentarias. No son lo mismo. En el caso de las alergias, la intolerancia al alimento provoca una respuesta del sistema inmunológico causando náuseas, vómitos, dermatitis, eccemas, dificultades para tragar, dolores abdominales y en casos severos incluso shocks anafilácticos. La intolerancia a los alimentos no causa ninguna de estas reacciones del sistema inmune. La única excepción la constituiría la enfermedad celíaca que, aunque tiene como base la intolerancia al gluten, es en realidad una enfermedad autoinmune (el sistema inmunitario ataca a las células del propio organismo).

Intolerancias alimentarias más comunes

Las intolerancias alimentarias más típicas son a la lactosa (azúcar procedente de productos lácteos), la sacarosa (azúcar común), la fructosa (azúcar presente en frutas, miel y ciertos vegetales) y la trehalosa (azúcar predominante en setas).

Cada intolerancia alimentaria presenta diferentes síntomas. Es importante diagnosticarlas correctamente, ya que a menudo pueden estar conectadas con otras enfermedades como la obesidad, la diabetes, la fibromialgia, problemas digestivos, dermatitis,…

En Clínica Aparicio somos especialistas en celiaquía. Si presentas síntomas o tienes dudas de tu condición de celíaco, no dudes en consultarnos.